Necesitas Amor?

“…Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos…” Oseas 4:6
El libro de Oseas trata de un pueblo que necesitaba oír del amor de Dios; un Dios que quería contarle cuán grande era su amor y cuál era el único camino a través del cual él podía ofrecérselo.
 Esta tarea no sería algo fácil ya que este pueblo estaba ahogado en sus propias concupiscencias y tenia concepto muy herrado de lo que era el amor verdadero este pueblo tenía sus propias ideas del amor, ellos creía que el amor lo podían encontrar a través de ellos mismos ellos estaban convencido de que el amor lo podían obtener por sus propios esfuerzo.

Dios necesitaba que este su pueblo conociera de él y para esto utilizo al profeta Oseas cuyo nombre significa “Dios es salvación”; ahora el problema era como llevar este mensaje del amor de Dios aun pueblo no inclinado a escuchar. Entonces Dios utilizo la vida del profeta Oseas para que se convirtiera en su propio sermón. Oseas se casaría con una mujer fornicaria (Oseas 1:2), la amaría de verdad y tendría hijos con ella (Oseas 1:3) y la haría regresar cuando se extraviara (Oseas 3:1). Oseas debía mostrar, a través de su amor por “gomer” la clase de amor que Dios tenia por Israel.

Lo que pensaba el pueblo del amor.

El pueblo pensaba que podía comprar el amor.

Porque ellos subieron a Asiria, como asno montés para sí solo; Efraín con salario alquiló amantes. (Oseas 8:9)

Israel buscó obtener por medio de la compra lo que Dios le había prometido gratuitamente: su protección y provisión.

Pensaban que el amor era la búsqueda del placer.

Porque su madre se prostituyó; la que los dio a luz se deshonró, porque dijo: Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida. (Oseas 2:5)

Los ídolos que Israel en su imaginación y fantasía creyó eran dadores de todos sus bienes, siendo que Dios era quien se los daba.

Ellos pensaban que amando lo que no tenía valor, podían obtener resultados positivos.

Como uvas en el desierto hallé a Israel; como la fruta temprana de la higuera en su principio vi a vuestros padres. Ellos acudieron a Baal-peor, se apartaron para vergüenza, y se hicieron abominables como aquello que amaron. (Oseas 9:10).

Baal – peor ídolo moabita, en cuyo culto las mujeres jóvenes se prostituían: el mismo pecado del que fue culpable Israel posteriormente.

Aunque Dios le otorgó a Israel favores especiales, éste lo abandonó para adorar a ídolos.

El pueblo tenia estos conceptos sobre el amor, mas no eran esto los que Dios quería inculcarle o enseñarle Dios que quería que su pueblo le conociera y que conociera la esencia de lo que es el verdadero amor, que estos no necesitaban la búsqueda del amor fuera de ,el ya que él es el amor (1 Juan 4:8).

Lo que Dios quería enseñarle al pueblo sobre su amor.

Dios quería enseñar a su pueblo que su pueblo cual era para todos tanto a los despreciado y desheredado.

Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo (Oseas 11:1).

Dios siempre amó a Israel como un padre ama a su hijo obstinado y por eso no lo libraría de las consecuencias de su conducta. Los israelitas eran pecadores y se castigarían como un hijo descarriado que sus padres llevaban ante los ancianos (Deu. 21:18-21). Los estudios bíblicos nos revelan la triste historia de Israel, Dios ofreció en repetidas ocasiones restaurarlo si se volvían a Él.

Dios quería guiar su pueblo con amor y disciplina.

Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida. (Oseas 11:4).

Los estudios bíblicos y predicas cristianas nos enseñan que la disciplina de Dios a veces implica orientación y a veces alimentación. Algunas veces la cuerda está tensa, otras veces está floja. Siempre es amorosa, y su objetivo es siempre el bienestar de los que ama. Cuando tenga que disciplinar a otros (niños, estudiantes, empleados o miembros de la iglesia), no sea rígido. Varíe su método de acuerdo a las metas que está buscando alcanzar. En cada caso, pregúntese: ¿Necesita dirección esta persona o alimentación?

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email